Cuatro puntos para redactar un email perfecto para mandar tu CV

Cuatro puntos para redactar un email perfecto para mandar tu CV

Cuatro puntos para redactar un email perfecto para mandar tu CV

El asunto del email, despierten el interés de la empresa a la que te postulas, teniendo en cuenta los cientos o miles de solicitudes y currículums que pueden recibir para el mismo puesto.

1. Investiga la empresa con detenimiento

Cuatro puntos para redactar un email perfecto para mandar tu CVLa información es poder, y una de las peores meteduras de pata que puedes cometer es errar en algún dato alusivo a la compañía en la que quieres trabajar, ya que en tal caso es probable que no se molesten en hojear tu CV.

Así pues, investiga las labores de la empresa beneficiándote de la enorme capacidad que te brinda la red. Rastrea su página web oficial, su blog corporativo, y sus redes sociales. Te recomendamos seguir en LinkedIn a algunos de sus trabajadores y leer sus artículos.

Recopila información fundamental como los objetivos de la empresa, su cultura empresarial, su plantilla o su estrategia publicitaria y de marketing. Así, podrás tener claro qué es lo que puedes ofrecer según tu experiencia, formación, habilidades y competencias, para trasladar esos datos a la carta de presentación o incluir algún detalle en el cuerpo del email.

 

2. Redacta el asunto adecuadamente

Cuatro puntos para redactar un email perfecto para mandar tu CVEs importante que introduzcas en el asunto el mensaje requerido en la oferta de empleo, si te solicitan un número o referencia. Si por el contrario, es una autocandidatura, el asunto debe tener rigor y ser algo semejante a esta fórmula: “CV Nombre Apellido Apellido para el puesto de NOMBRE DEL PUESTO”.

Los expertos apuntan a que, en lugar de escribir todo el asunto en mayúsculas -para evitar que se vea como SPAM-, puedes destacar exclusivamente el nombre del puesto para despertar más la atención de tus reclutadores. No te comas preposiciones ni escribas el asunto de forma coloquial y por supuesto, revisa la ausencia de faltas de ortografía y utiliza una dirección de correo electrónico profesional. Aunque parezca una tontería, todavía quedan candidatos enviando propuestas fallidas con nombres de direcciones repletas de pseudónimos adolescentes.

 

3. Claves para acertar con el cuerpo del email

escaelvisual-busines-disn%cc%83oydesarrolloweb2-jpgLa estructura debe ser clara, comenzando por un pequeño saludo previo en el que, si conoces del seleccionador deberás ponerlo. Si no, pùedes utilizar estimados sres/as o una fórmula semejante. A continuación preséntate, explica de forma clara el motivo por el que le remites tu currículum, destaca brevemente las razones por las que el puesto te interesa y, a modo de viñetas o enumeración, subraya tus puntos fuertes y competencias que te hacen una persona idónea para el puesto de trabajo. El cuerpo de email no debe superar los tres o cuatro párrafos.

Algunos consejos a mayores son:

  1. Adjunta tu propia firma personal: Esta acción poco común demuestra atención a los detalles y transmite profesionalidad. Es muy fácil crear un pie de firma con tus datos personales, debe incluir nombre, apellidos, teléfono y correo electrónico.
  2. Añade un enlace a LinkedIn, a tu página web o blog personales -especialmente útiles si tratas temáticas relativas al sector- o a tus redes sociales si les das un tratamiento profesional. Recuerda que estas son cada vez más importantes en los procesos de selección de empleo.
  3. Envíaselo antes a varios conocidos o amigos que te den su opinión. Su feedback puede resultarte muy útil.
  4. Destaca los valores de tu currículum, trayectoria y experiencia que se ajusten concretamente a las peticiones de la compañía y a las características del puesto de trabajo, sin sonar demasiado generalista ni tópico.
  5. No copies la carta de presentación en el texto del email, puesto que resultará demasiado extensa para el reclutador. Debes aportar valor añadido que suscite interés.

4. Utiliza la técnica de la imitación

escaelvisual-busines-disn%cc%83oydesarrolloweb3La técnica de la imitación consiste en fijarte en las palabras usadas para describir la oferta y el tipo de lenguaje -coloquial, neutro, familiar, técnico- que la empresa emplea en su página web o redes sociales corporativas. Puedes aplicarla en el texto del email, fíjándote en las palabras usadas para describir la oferta y el tipo de lenguaje que utilizan en su página web.

Para describir tus valores, emplea sinónimos de las exigencias y cualidades requeridas en la oferta de empleo. y un tono similar, puesto que es una manera muy efectiva de despertar el interés del reclutador.